sábado, 4 de octubre de 2014

Una historia para ser leída



Detalle de la portada del libro, ilustración de Benjamin Lacombe. Mondadori.



En unos días se estrenará en España la película producida por el famoso Luc Besson, basada en el libro LA MECÁNICA DEL CORAZÓN, del polifacético Mathias Malzieu.

¡Sólo tienes unas semanas para leer el libro antes de ir a ver la peli, y que te quiten el placer de descubrir una historia narrada con las tripas!
Tampoco yo quiero ser aguafiestas, pero os aseguro que esta novela de amor juvenil, o de amor a secas, de aventura, medio gore y medio gótica (algo que sin duda tiene tirón cinematográfico)  ha sido escrita para ser LEÍDA, o como poco, cantada. Una obviedad que no lo es tanto.
El comienzo del libro es una hermosa postal de invierno, construida sobre metáforas rotundas como los versos de una balada rock. La atmósfera y los personajes sintonizan desde el principio con algo mágico y envolvente que nos traslada a esa casa extraña, a un lugar sin límites precisos, y sin naturaleza.
Mecanismos, prótesis, soledad y corazones rotos, espaldas rotas, piernas postizas…
La música suena entre líneas como parte del argumento, es la banda sonora ineludible para entender una vida de cuento, ¿triste?
Sentimientos viscerales, amor al límite de la vida y la muerte, un único destino, una obsesión autodestructiva… Todo es radical, como el frío del comienzo, no hay medias tintas: vivir o morir, amar o morir.
Ilustración (de Benjamin Lacombe), literatura y música (Dionysos), todos los engranajes de un mecanismo de seducción perfecto, un nuevo romanticismo para una nueva generación saciada de amores vampiros, a la que no se le niega una buena dosis de carne viva. Porque para cualquier enamorado, el mundo sigue siendo una lugar hostil, donde sólo cuentas con el apoyo de un puñado de amigos, mientras más estrambóticos mejor, el coro de una balada saturada de nostalgia.
Quizá entre tanto estrambótico entrañable el único personaje que no encaja es el de la chica, la cantante española, y con su referente en la realidad (Olivia Ruiz). Todos los personajes son hermosas idealizaciones del protagonista, ella también, pero incluso así, creo que es la única a la que se siente respirar.
Aquí podéis ver el trailer en castellano: