sábado, 4 de octubre de 2014

Una historia para ser leída



Detalle de la portada del libro, ilustración de Benjamin Lacombe. Mondadori.



En unos días se estrenará en España la película producida por el famoso Luc Besson, basada en el libro LA MECÁNICA DEL CORAZÓN, del polifacético Mathias Malzieu.

¡Sólo tienes unas semanas para leer el libro antes de ir a ver la peli, y que te quiten el placer de descubrir una historia narrada con las tripas!
Tampoco yo quiero ser aguafiestas, pero os aseguro que esta novela de amor juvenil, o de amor a secas, de aventura, medio gore y medio gótica (algo que sin duda tiene tirón cinematográfico)  ha sido escrita para ser LEÍDA, o como poco, cantada. Una obviedad que no lo es tanto.
El comienzo del libro es una hermosa postal de invierno, construida sobre metáforas rotundas como los versos de una balada rock. La atmósfera y los personajes sintonizan desde el principio con algo mágico y envolvente que nos traslada a esa casa extraña, a un lugar sin límites precisos, y sin naturaleza.
Mecanismos, prótesis, soledad y corazones rotos, espaldas rotas, piernas postizas…
La música suena entre líneas como parte del argumento, es la banda sonora ineludible para entender una vida de cuento, ¿triste?
Sentimientos viscerales, amor al límite de la vida y la muerte, un único destino, una obsesión autodestructiva… Todo es radical, como el frío del comienzo, no hay medias tintas: vivir o morir, amar o morir.
Ilustración (de Benjamin Lacombe), literatura y música (Dionysos), todos los engranajes de un mecanismo de seducción perfecto, un nuevo romanticismo para una nueva generación saciada de amores vampiros, a la que no se le niega una buena dosis de carne viva. Porque para cualquier enamorado, el mundo sigue siendo una lugar hostil, donde sólo cuentas con el apoyo de un puñado de amigos, mientras más estrambóticos mejor, el coro de una balada saturada de nostalgia.
Quizá entre tanto estrambótico entrañable el único personaje que no encaja es el de la chica, la cantante española, y con su referente en la realidad (Olivia Ruiz). Todos los personajes son hermosas idealizaciones del protagonista, ella también, pero incluso así, creo que es la única a la que se siente respirar.
Aquí podéis ver el trailer en castellano:

lunes, 12 de mayo de 2014

De mascotas, artistas y libros


Hay muchas formas de trasmitir el valor de una obra como Platero y yo. Para los más pequeños se trata, sobre todo, de la historia de un burrito, escrita por un poeta: un hombre que amaba a su burro, vivió momentos entrañables junto a él y quiso contar al mundo entero la belleza que inspira un sentimiento así. 
Durante la Feria del Libro tuvimos la oportunidad de hacer nuestro homenaje a Platero. Para ello un grupo de niñas y niños de entre 5 y 8 años crearon una tarjeta con desplegable dedicada a su mascota o a cualquier otro animal que ellos eligieran.
Estos son los resultados.
Utilizamos tres técnicas muy sencillas de pop-up. Aquí podéis descargar las plantillas.


Hubo quienes prefirieron dedicar su obra de arte al mismísimo Platero. Y en sus dibujos aparecieron las casas blancas de Moguer, algún que otro olivo y niños jugando...



Empezamos dibujando a nuestra mascota o nuestro animal preferido en una cartulina. Luego lo coloreamos y escribimos su nombre y una frase contando algo especial sobre él, como hizo el poeta.

Por último pasamos nuestra escena a la cartulina del pop-up y añadimos otros elementos. Decidimos si era de noche o de día, si invierno, primavera, verano u otoño. Y nos incluimos nosotros en la escena, junto a nuestra mascota.

Para las portadas de las tarjetas usamos hilos, fieltro, fotos y otros materiales reciclados.

Al abrir y cerrar la tarjeta la escena cobraba vida.

Todos mostraron sus trabajos ORGULLOSÍSIMOS al acabar la actividad.



GRACIAS a CLARA, a JUAN, a MIGUEL, a CARLA y MARINA, a LUNA, a JÚLIA, a RAFAEL, a RITA y a TODOS LOS NIÑOS Y NIÑAS ARTISTAS ANÓNIMOS CON CORAZÓN DE POETAS QUE PARTICIPARON EN EL TALLER (y a las madres y padres que supieron disfrutar como niños).

lunes, 17 de marzo de 2014

Cuando la literatura infantil se nutre de la vida, y viceversa


El día que le conocí, Edmundo Browne traía una carpeta llena de dibujos y un corazón repleto de historias. Estoy hablando de hace mucho tiempo, en un curso de Edición, en Barcelona. Él era uno de esos alumnos con los que enseñar tiene mucho de aprendizaje mutuo. El tiempo vuela. Eso dicen, y es cierto. Él voló a Chile, su país natal, y desde allí un día me escribió y me dijo: "Envíame tu dirección, que te quiero enviar un libro".
Fue poco antes de Navidad. Yo le envié mi dirección, pero el libro no llegaba. Le seguí la pista por la telaraña que nos une a todos los amantes de los libros infantiles, y esperé impaciente. Por fin, después de dar la vuelta al mundo, un par de veces, llegaron a mis manos los libros que aquí os presento. 


Ilustración de la portada de "Dibujos por madera", de Edmundo Browne. Ocholibros. Chile, 2013


Dibujos por madera, es la novela gráfica en la que Edmundo narra su experiencia tras el terremoto de 2010, que abatió las vidas de miles de personas en una de las zonas más pobladas de Chile. 
En este libro de crónica ilustrada se narran fundamentalmente las emociones y acciones del posterremoto, donde un grupo de personas —afectadas por el mismo suceso— acuerdan y se disponen a ayudar a construir dos casas para dos familias perjudicadas.
 Y lo consiguieron. El cómo es complejo de explicar, divertido, conmovedor. Pero ahí está, en forma de una experiencia de la vulnerabilidad y la cooperación, que este arquitecto-ilustrador ha convertido en un libro único.

Y lo consiguieron, también, gracias a aquella carpeta llena de dibujos que Edmundo no había hecho más que empezar a llenar. 

Pero ahí no quedó la cosa. La literatura infantil también ganó un cuento. Trascender la experiencia vivida y simplificarla hasta convertirla en un relato digno de un niño no es cosa fácil. 

"Desde ese momento comenzó a vivir bajo un espino..."

La casa de la oveja María es un libro ilustrado protagonizado por una oveja que necesita un nuevo hogar donde vivir. Sus amigos, con mucha voluntad e imaginación, se disponen a echarle una mano, pero no siempre es suficiente voluntad e imaginación, hace falta algo más. Quizá para los lectores infantiles ese "algo más" saltaba a la vista. ¿Quién sabe? 

Acuarelas de Edmundo Browne para "La casa de la oveja María"

Felicidades, Edmundo, por la calidad literaria, artística y humana de ambos libros.


miércoles, 12 de marzo de 2014

La historia de Platero


Ya está a la venta el libro La historia de Platero, basado en la obra original PLATERO Y YO, de Juan Ramón Jiménez, del que este año se celebra el centenario de su publicación. 

Este álbum ilustrado no es una adaptación de esta obra universal, sino un homenaje a la relación entre el poeta y su singular burrito, dirigido a primeros lectores. En él se habla de la amistad, del respeto por los animales, por la vida y por la naturaleza, con un lenguaje de fácil comprensión para los más pequeños, que esperamos renueve el interés por acercarse a una historia y una prosa llenas de sensibilidad y poesía.

Las ilustraciones de Subi plasman de una manera directa y sencilla, la ternura, el color y la emoción de algunas de las escenas más entrañables de la obra de Juan Ramón Jiménez. 

No hemos querido que este libro, publicado por Lumen en 2005, quedara adormecido en el olvido de los "descatalogados". Tanto Subi como yo, hemos retomado con la misma ilusión de entonces este proyecto, que incluye algunas novedades. Además de una edición en papel, revisada, hemos preparado una guía de lectura y un cuaderno de juegos y actividades para los lectores más jóvenes. Para los más impacientes y tecnológicos, existe una edición digital en NiceTales, que permite grabar y escuchar el cuento con tu propia voz. 

Más información en nuestra web.