viernes, 20 de septiembre de 2013

Club de lectura juvenil en Córdoba

Crear un club de lectura juvenil no es tarea fácil, eso lo sabe cualquiera que lo haya intentado, ya sea promotor cultural, profesor/a, o simplemente un ser voluntarioso y amante de los libros.
El problema es que la idea no suele partir de los jóvenes, así que parece más bien un intento paternalista de darles algo útil que hacer en su ya de por sí escaso tiempo libre.
Sin embargo, quien prueba repite. A veces es necesario romper preconceptos para poder experimentar algo que valga el esfuerzo. Y no me refiero al esfuerzo de leer, sino al de salir de tu cuarto, salir de casa, salir del barrio, salir sin tu grupo, salir para hablar de libros, de emociones, de otras historias que sí tienen algo que ver contigo. 
Un club de lectura es un club de lectura, su finalidad no tiene misterio. No hay intención oculta. Se trata de leer, divertirse, conocer a otra gente, compartir... Elemental. Aunque sí que hay algo imprevisible, algo misterioso, en cada encuentro. Pero mejor no te lo cuento, ven a verlo.