jueves, 6 de septiembre de 2012

Un libro infantil sobre toros: ¿era realmente necesario?


Me entero por una alerta de google sobre literatura infantil que alguien ha publicado un libro infantil con temática taurina. Abró mucho los ojos y entro en el link para leer más sobre ese libro “indispensable” (ironía) para instruir la sensibilidad de los niños y niñas de este país hacia una “tradición cultural denostada” (palabras del autor). 

Básicamente cuenta la historia de unos niños que se dedican a jugar a toros y toreros en el patio del colegio. Una de las ilustraciones muestra a un niño levantando dos banderillas delante de sus amiguitos. ¿Qué diferencia hay entre esas banderillas y una pistola o una navaja?  Siempre podría ser peor si… Lo siento no se me ocurre nada peor, como mucho igual de depravado.
Pero eso no es todo. Uno de los protagonistas es un toro de lidia que, según explica el autor, ayuda a los niños a vencer y matar a un dragón. Lo que no sabe el pobre toro es que a él no le espera mejor suerte. ¡Ay que ser cínico para escribir algo así!
Existe libertad de expresión, al menos eso es lo que dice nuestra Constitución, y cada uno puede publicar lo que se le antoje, más o menos. Pero me parece aberrante la demagogia con que se presenta un libro así, en cuya promoción se ha llegado a decir incluso que se trata de “un canto a la ecología y la naturaleza”.
Me niego a hacer promoción gratuita de este libro “genuinamente español”, como reza sus notas de prensa, y a dar el nombre de este profesor de Educación Primaria tan filantrópico y patriota.
Como este es un blog de literatura infantil y este libro sobre el toreo no tiene nada de eso, aprovecho la ocasión para recomendaros un libro diferente, con valores que miran más allá de “lo genuinamente español”.
Ferdinando, el toro
de Munro Leaf, escrito en 1936.
Haz click en la portada para leer una reseña sobre este libro


Taller de poesía en La Casa Azul

El niño es por naturaleza poeta. A medida que se hace adulto desaprende la poesía. Se aleja de la oralidad, de la creación de palabras lúdicas, del disparate, de las mentiras extraordinarias, del conocimiento intuitivo y la lógica ilógica... La poesía es una herramienta para descubrir el mundo: un muro no mide veinte centímetros sino la altura de dos golondrinas.

La infancia infinita de las palabras

Lecciones de poesía desde el raciocinio de la infancia, el juego y la oralidad. Dirigido a educadores, escritores y cualquier persona que quiera experimentar diferentes técnicas poéticas que parten de la mirada infantil y el juego de palabras.
  • De la tradición oral a las Vanguardias, recursos que acercan la palabra escrita al gusto del niño.
  • La poesía que se desaprende con el tiempo.
  • El niño y el poeta: dos grandes creadores de palabras lúdicas.
  • El juego poético y la libertad de expresión.