miércoles, 1 de agosto de 2012

Una princesa (¿otra?) de puño y espada


¡Bravo! Por fin una película de Disney-Pixar con protagonista femenina: Brave, así se titula el gran estreno veraniego de los estudios que crearon éxitos taquilleros como Toy Story, Up o Cars.

Claro que, como no podía ser de otra manera, la protagonista femenina es... UNA PRINCESA. Pero, atención, no se trata de la típica princesa de Disney. Aún no he visto la película (se estrena en agosto en España), pero ya se sabe que no es huérfana, ¡hurra!; que prefiere perderse en un bosque antes que casarse con cualquiera de los estúpidos pretendientes que le tienen asignados ¡esa es mi chica!; que en lugar de bordar y otras exquisiteces es una excelente arquera ¡bravo por ella!; y que tiene un carácter de toma y daca.
Mérida, la princesa de un reino imaginario de Escocia.
Nos la están vendiendo (en todos los sentidos, hace tiempo que puedes comprar la peluca pelirroja y el vestido por Internet) como algo novedoso y “revolucionario” pero mi nariz me dice que aquí hay gato encerrado. No quiero ser agorera pero el que no se les haya ocurrido otro rol model que el de princesa resulta bastante decepcionante; por otra parte he oído decir que los pretendientes son auténticos fantoches, algo con lo que ni la buenorra de Blancanieves se conformaría.

Me encantan las heroínas, aunque sean princesas (nadie es perfecto). Al fin y al cabo, ¿no somos todas princesas? (o todas o ninguna). Me quedo con la parte más interesante y divertida de este icono femenino: nobleza, belleza, sensibilidad, independencia, poder y corazón bravo.

Disfrutad de la peli y luego hablamos.